Tratamiento

De Wiki Webtoc

El TOC es típicamente tratado con terapia de comportamiento (TC), terapia cognitiva (TC), medicación, o alguna combinación de las tres. La psicoterapia psicodinámica puede ayudar controlando algunos aspectos del trastorno, pero no es común como una intervención primaria. De acuerdo con las "Directrices del Consenso Experto" para el "Tratamiento del Trastorno obsesivo-compulsivo" (Journal of Clinical Psychiatry, 1995, Vol. 54, suplemento 4), el tratamiento de elección para la mayoría de los TOC es la terapia de comportamiento o la terapia cognitivo conductual.

La técnica específica usada en TC/TCC se llama exposición y prevención de respuesta (también conocida como exposición y prevención de rituales) o EPR; esto implica gradualmente aprender a tolerar la ansiedad asociada a no realizar el ritual de comportamiento. Al principio, por ejemplo, alguien puede tocar algo sólo levemente "contaminado" (tal como un pañuelo que ha sido tocado por otro pañuelo que ha sido tocado por un extremo de un palillo de dientes que tocado un libro que vino de un lugar "contaminado", como por ejemplo un colegio). Esa es la exposición. La "prevención del ritual" es no lavarse. Otro ejemplo puede ser abandonar la casa y comprobar la cerradura sólo una vez (exposición) sin volver y comprobarla otra vez (prevención del ritual). La persona rápidamente se habitúa a la (antigua) situación ansiosa y descubre que su nivel de ansiedad ha caído considerablemente; pueden entonces progresar tocando algo más "contaminado" o no comprobando la cerradura - otra vez, sin realizar el ritual de comportamiento de lavarse o comprobar.

La medicación como tratamiento incluye inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRSs) tales como paroxetina (Paxil, Aropax), sertralina (Zoloft), fluoxetina (Prozac), y fluvoxamina (Luvox) tanto como antidepresivos tricíclicos, en particular clomipramina (Anafranil). Los ISRSs previenen que el exceso de serotonina sea devuelto a la neurona original que la transmitió. La serotonina puede entonces adherirse a los receptores de las neuronas cercanas y enviar mensajes químicos o señales que pueden ayudar a regular la excesiva ansiedad o pensamientos obsesivo-compulsivos. En algunos casos resistentes al tratamiento, una combinación de clomipramina y un ISRS han mostrado ser efectivos incluso cuando ninguna medicación por sí sola ha sido eficaz. Los antidepresivos serotonérgicos típicamente llevan más tiempo en mostrar beneficios con el TOC que con la mayoría de los demás trastornos que suelen tratar: es común pasar 2-3 meses antes de que se note una mejora tangible. Además de esto, el tratamiento normalmente requiere altas dosis. La fluoxetina por ejemplo es normalmente prescrita en dosis de 20 mg al día para la depresión, cuando con el TOC la dosis a menudo variará entre 20 mg y 80 mg o más, si es necesario. En la mayoría de los casos la terapia de antidepresivos sola proveerá sólo una reducción parcial en los síntomas, incluso en casos que no se estiman como resistentes al tratamiento. Otras medicaciones tales como riluzole, memantine, gabapentin (Neurontin), lamotrigina (Lamictal), y bajas dosis de los nuevos antipsicóticos atípicos olanzapina (Zyprexa), quetiapina (Seroquel) y risperidona (Risperdal) también se han encontrado útiles como adjuntos en el tratamiento del TOC. El uso de antipsicóticos en el TOC debe ser asumido cuidadosamente sin embargo, ya que aunque hay evidencias muy firmes de que a bajas dosis son beneficiosos (sobre todo por su antagonismo del receptor dopamina), a altas dosis estos mismos antipsicóticos han provado causar síntomas obsesivo-compulsivos dramáticos incluso en personas que normalmente no tienen TOC. Esto es sobretodo debido a el antagonismo de los receptores 5-HT2A que se vuelven muy prominentes a estas dosis sobrepasando los beneficios del antogonismo de la dopamina. Otro punto que debe anotarse con el tratamiento antipsicótico es que los ISRSs inhiben la enzima principal que es responsable de metabolizar los antipsicóticos - CYP2D6 - por lo que la dosis será efectivamente más alta de la esperada cuando estos son combinados con ISRSs.

El azúcar natural inositol puede ser un efectivo tratamiento para el TOC. El inositol parece modular las acciones de la serotonina y se ha descubierto que invierte la insensibilización de los receptores del neurotransmisor.

St John's Wort ha sido aclamado por las cualidades de sus inhibidores (no-selectivos) de la recaptación de la serotonina; un pequeño número de casos anecdóticos han mostrado tener resultados positivos. Sin embargo hay muy poca evidencia científica para respaldar esta afirmación.

Recientes investigaciones han encontrado una evidencia cada vez mayor de que los opiáceos pueden reducir los síntomas del TOC, aunque la propiedad adictiva de estas drogas más bien supone un obstáculo para su sancionada aprovación para el tratamiento del TOC. Informes anecdóticos sugieren que algunos enfermos de TOC se han auto-medicado exitosamente con opiáceos tales como Ultram o Vicodin, pero las indicaciones de uso de estos analgésicos no está ampliamente aceptada, de nuevo por sus cualidades adictivas. Tramadol es un opiáceo atípico que puede ser una opción viable porque tiene un bajo potencial de abuso y adicción, suaves efectos secundarios, y muestra signos de rápida eficacia en el TOC. El Tramadol no sólo facilita los efectos anti-obsesivos de los opiáceos, sino que también inhibe la recaptación de la serotonina (además de la norepinefrina o noradrenalina). Esto puede proveer beneficios adicionales, pero no debería tomarse en combinación con medicación antidepresiva salvo cuidadosa supervisión médica debido al potencial síndrome de la serotonina.

Se han hecho también estudios que muestran que deficiencias de nutrición pueden también contribuir al TOC y otros trastornos mentales. Ciertos suplementos de vitaminas y minerales pueden ayudar en tales trastornos y proveer los nutrientes necesarios para el propio funcionamiento mental.

Las investigaciones han mostrado que generalmente la psicoterapia en combinación con la medicación psicotrópica es más efectiva que cualquier opción sola.

Para algunos, ni medicación, ni grupos de soporte, ni tratamientos psicológicos son de ayuda aliviando los sintomas obsesivo-compulsivos. Estos pacientes pueden elegir someterse a psicocirugía como último resorte. En este procedimiento, se hace una lesión quirúrgica en un área del cerebro (córtex y giro cingulado). En un estudio, el 30% de los participantes se beneficiaron significativamente de este procedimiento. La estimulación cerebral profunda y la estimulación del nervio vago son posibles opciones quirúrgicas que no requieren la destrucción de tejido cerebral, aunque su eficacia no ha sido concluyentemente demostrada.

Estudios recientes de la Universidad de Arizona usando la Triptamina Alcaloide Psilocibina han mostrado resultados prometedores. Hay informes de que otros alucinógenos tales como el LSD y peyote han producido beneficios similares. Se cree que este efecto puede ser debido a la estimulación de los receptores 5-HT2A y en menor medida, los receptores 5-HT2C. Esto causa, junto con muchos otros efectos, un efecto inhibitorio en el córtex orbito-frontal, un área del cerebro en la que la hiperactividad ha sido sólidamente asociada con el TOC.

Evidencias sugieren que el tratamiento con nicotina regular puede ser de ayuda mejorando los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo, aunque el mecanismo farmacodinámico por el que se consigue esta mejora es todavía desconocido, y se necesitan estudios más detallados para confirmar esta hipótesis. También debería anotarse que hay informes de que el TOC empeora cuando se fuma.

Fuente: Wikipedia[1]

[editar] Referencias

  1. ^ Discusión Tratamiento creada por Carlos. Actualizado: Octubre 03, 2007.